Me senté bajo un árbol,
el mismo que se lleva alegrías y tristezas,
y ahí supe que era dónde más te deseaba ver,
porque mi vida hacía vuelo contigo amor mío,
y no dejas de hacerlo aún en tus ausencias,
solo que ahora de la forma más asfixiante lo haces,
por eso cada día te he de extrañarte un poco más,
más que ayer, más que hace un año…

Y contigo, mi vida fue sentarme a observar la estación llegar,
con sus hojas que caían ante un soplo de ese frío aire,
que acariciaba mi piel, pero sin tanta fuerza
como tus cálidas manos llenas de protección.

Y así fue como la estación comenzó a nacer
junto a mi amor hacía ti,
bajo ese cielo adornado de esas lunas
que solo hay en Octubre,
que me gritaban tu nombre y un nosotros.

Pero como todo cruel invierno,
se llevo todas sus hojas
y si alguna vez él me llego a querer,
su querer se fue más rápido que el color
de la vegetación que se va cada año…

(Source: fabbparedess)